Me acompañan

25 oct. 2013

Otoño

Aunque el tiempo no acompaña, es tiempo de castañas y calabazas... así que me he puesto a hacer unas calabazas para usarlas como alfileteros, o acericos que espero que os gusten.




Necesitamos:
Un plato
Dos telas para combinar
Un rotulador de tela



Dibujamos y recortamos dos círculos de cada una de las telas y lo dividimos en cuatro partes.



Combinamos cada uno de los cuartos obtenidos y cosemos para volver a formar de nuevo dos círculos.





Cosemos los dos círculos obtenidos derecho con derecho dejando una abertura para poder rellenar.



Rellenamos de floca, sujetamos la apertura con alfileres  y cosemos a punto escondido.





Con un hilo de perlé, atravesamos la calabaza por el centro y vamos formando los gajos.



Finalmente con un poco de fieltro recortamos unas hojas para decorar.




Como veis no es muy complicado de hacer y quedan de lo más resultón.