Me acompañan

11 may. 2016

Manta de sofá




En estos días lluviosos, ¿a quién no le apetece tumbarse en el sofá y taparse con una mantita?

Hoy quiero enseñaros esta que hice "con efecto patch" pero que en realidad es una sola tela, y contaros su historia, porque detrás de cada labor siempre hay una historia.

Como cada verano en vacaciones, me gusta ir al mercadillo que semanalmente montan en el pueblo, algo que no disfrutamos los que vivimos en grandes ciudades; y como siempre, me gusta acercarme a la parada de telas y retales.  Allí descubrí este retal de motos y bicicletas con aire retro... me pidieron 5 euros por un trozo de tela de 135 x 140 cm.  Al llegar a Barcelona de nuevo, decidí que haría una manta de sofá para mi pareja, un apasionado de las motos.

Solo tuve que comprar la trasera, que también usé para el marco del quilt, la guata, y el bies para cerrar las tres piezas.

El bies lo cosí en zig-zag con hilo de color naranja para que destacara sobre el negro del bies.



Como acolchado, me dediqué a coser a mano, puntada a puntada, haciendo una bastilla, todos los bordes de cada una de las casillas. 
Esto le dio un efecto volumen a cada una de las cuadrículas, haciéndolas resaltar. También usé el hilo de color naranja para que destacara sobre el negro de los bordes de las casillas.  










 Y así quedó por detrás


Ahora la he colocado sobre la cama para que pudiera verse completa en las fotos, pero desde que la terminé está "instalada permanentemente" en el sofá para arroparnos los días de frío y lluvia.

Y esta es la historia de como un simple retal llegó a convertirse en la pieza más querida de todos en casa.


 
Hoy me ha salido la entrada en modo "cuento", así que colorín colorado...esta entrada se ha acabado y solo deseo que os haya gustado.


Sed felices, yo espero encontraros entre mis telas.